Skip to main content
11 consejos para los nuevos viajeros

11 consejos para los nuevos viajeros

Comparte esta información en: Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on RedditEmail to someone

 

Nunca es tarde para aventurarse en ese viaje largamente postergado, el momento adecuado no existe, es la barrera mental que nos ponemos para posponer lo inevitable. Si todavía no estás convencido, este artículo sobre los 11 consejos para los nuevos viajeros te podrá servir de inspiración.

 

No tengas miedo

 

El miedo es un poderoso elemento disuasivo, hacer el salto a lo desconocido es aterrador, pero no serás la primera persona en viajar por el mundo. No estarás explorando lugares desconocidos ni descubriendo nuevos continentes.

Explico esto solo para tranquilizarte.

 

Existe una gran gama de senderos que atravesar con gente dispuesta a ayudarte en ese camino. Si millones de personas son capaces de recorrer el mundo cada año, tú también.

Tal vez te sientas atemorizado y nervioso, pero eres tan capaz como cualquier otro.

 

Entendiendo
Tantos botones intimidan, acepta el desafío de aprender a usarlos.

 

No vivas según tu guía de viajes

 

Las guías de viaje son útiles para tener una visión general de un destino, pero nunca podrán suplir el consejo de una persona local. Sácate la timidez y pide recomendaciones a otros viajeros o al personal del hostal.

 

La gente es el mejor recurso para obtener información actualizada al día sobre las actividades disponibles, a menos que la guía sea digital, lo más probable que si es una edición impresa ya se encuentre desactualizada.

 

Viaja lentamente

 

Puede ser tentador intentar verlo todo. A menudo nuestro tiempo de vacaciones es limitado y queremos exprimir cada día lo máximo posible para visitar 20 ciudades en 20 días  o 100 países de un tirón. Al final lo único que nos quedará son fotos, cansancio, experiencias algo superfluas y no un verdadero conocimiento de los lugares que visitamos.

 

Después del ajetreado recorrido por toda Australia, te darás cuenta que viste de todo pero nada en realidad. Desearás haberlo hecho todo más despacio.

 

No te apures tanto en tu viaje, hazte tiempo para relajarte en el parque o disfrutar de un café viendo la gente pasar. Baja unos cambios, te dará más tiempo de absorber mejor la cultura y llevarte a casa algo más que fotos.

 

No necesitas llevar tantas cosas

 

Usualmente al preparar nuestro equipaje tendemos a pensar de más acerca de las cosas que podríamos necesitar: ¿Qué pasa si llueve? ¿Y si hace frío? ¿Alguna fiesta elegante? pero lo más probable es que ni siquiera usemos un tercio de todo lo que empaquemos.

 

Intenta llevar prendas que tengan múltiples usos, pantalones convertibles en bermudas fáciles de lavar y rápidas de secar, bufandas que sirvan de pañuelo y ropas fácilmente combinables una con otra.

 

Las ventajas de empacar liviano son innumerables, desde lo práctico que resulta llevarlo como equipaje de mano (te aseguras de que no se perderá en el camino) hasta ahorrarte en pasajes aéreos de bajo costo.

 

Hoy en día con la globalización es casi imposible no encontrar el mismo producto que utilizas en casa en cualquier supermercado, así que confía en mí, te aseguro que no necesitarás llevar tantas cosas.

 

Equipaje ligero
Empacar ligero te da muchas ventajas.

 

Obtén un teléfono celular

 

A mi parecer una de las herramientas más importantes y útiles en los viajes. En la mayoría de los países es muy sencillo obtener un plan de datos temporal para viajeros en el mismo aeropuerto, esto lo podrás utilizar para ubicarte en el mapa, conocer el itinerario de los buses y trenes, hacer check-in de vuelos u hoteles, comunicarte con tus amigos o sacarte de alguna emergencia.

 

También nos sirve para tomar fotos o vídeos espontáneos cuando no contamos con nuestra cámara de bolsillo a mano.

 

Ve con la corriente

 

Cuando cada día es meticulosamente planeado y tenemos horarios que seguir a rajatabla, te estresas bastante. Con el apuro y cuando planeas todo no hay espacio para experimentar los contratiempos típicos de un viaje.

 

Agrega un poco de flexibilidad a tu calendario y fluye con la corriente. Planea una o dos actividades por día y deja el resto del tiempo para las actividades espontáneas. Será una experiencia más gratificante y libre de estrés. Te sorprenderás de las cosas que ocurren a tu alrededor por puro azar.

 

Deja que la vida se despliegue por sí sola.

 

Ve con la corriente
Mézclate con la gente, utiliza el transporte público.

 

Lleva dinero extra

 

Viajar no es tan caro como parece, es posible recorrer Asia con apenas $15 por día o Europa con $40, pero tienes que saber que siempre podrán existir gastos inesperados. Prepara un fondo de emergencias por más que tengas un presupuesto, algunas cosas están fuera de nuestro control y podrán requerir de algo de dinero para salir del apuro. ¿O quién sabe? también te podría servir para realizar alguna actividad que no tenías pensado o no sabías. Tener efectivo es siempre importante.

 

No seas tan tímido

 

Tal vez seas un poco introvertido, en especial cuando visitas un lugar con costumbres algo diferentes a las tuyas. Se necesita un poco de coraje para salir a conversar con extraños que hablan otro idioma pero todos estamos en el mismo bote. Alrededor de ti pueden haber otros viajeros con las mismas ganas de conocer personas que tú.

 

Solo hace falta un “¡hola!” para que todo encaje en su lugar. Invita a otros huéspedes en el hostal a compartir unos tragos para conversar, no todos dirán que no. Toma el primer paso sacándote esos auriculares y empieza a hablarle al primero que tengas al lado.

 

No tienes nada que perder y a medida que vayas practicando vas a ir desarrollando tu habilidad social para empezar a coleccionar amistades alrededor del mundo.

 

Se aventurero

 

Cuesta bastante salirse de la zona de confort pero a veces tenemos que hacer el esfuerzo. Ya que estamos en el baile como dice el dicho, hay que empezar a bailar y aventurarse a probar cosas nuevas. Intenta desafiarte a ti mismo y toma ciertos riesgos controlados. Capaz algunas cosas no te vayan a gustar pero nunca te arrepentirás de haberlo hecho y además, lograrás tener más confianza en ti mismo y entender tus límites.

 

aventurero
“A veces es necesario perderse para poder encontrarse”

 

No estás atascado

 

Si estás viajando pero ya no estás disfrutando detente y descansa. A veces vemos las cosas de otra forma porque necesitamos dormir un poco más. Si con todo esto igualmente ya nada te gusta puedes regresar a casa, no hay por qué avergonzarse por esto.

Es mejor intentarlo y fallar que no haberlo intentado completamente. Recuerda que siempre puedes regresar a casa si no la estás pasando bien, no estás atascado con tu decisión de viajar.

 

No estás solo

 

Cualquier lugar a donde vayas, existe una comunidad de viajeros con tus mismas ganas de hacer amistad, darte consejos o ayudarte. Ellos te guiarán, te mostrarán la dirección correcta y serán tus mentores. No estarás solo ahí valiéndote por ti mismo por más que no viajes con alguien.

 

Todos nos ponemos ansiosos al salir hacia lo desconocido, es normal y forma parte de la naturaleza humana. Así que respira profundo, relájate y disfruta.

 

Nunca solo
Conocer un país y no su gente es un absurdo

 

 

 


 

Comentarios

comentarios

Osvaldo Fernández

Osvaldo Fernández

Entusiasta de la tecnología y la ciencia, apasionado de los viajes, las culturas, siempre en búsqueda de nuevas experiencias. Me podrás ver andando en bici o corriendo por alguna calle.

Deja un comentario