Skip to main content
Área de Seguridad Conjunta

Área de Seguridad Conjunta, el sitio más tenso del planeta

Comparte esta información en: Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on RedditEmail to someone

 

Panmunjon es una ciudad a unos 55 kilómetros al norte de Seúl donde se encuentra la frontera con Corea del Norte en una franja denominada Zona Demilitarizada (DMZ) y dentro una sección llamada Área de Seguridad Conjunta o Joint Security Area. En este lugar los soldados de las dos Coreas se enfrentan cara a cara parados firmes y listos para reaccionar ante cualquier demostración de hostilidad.

 

Para fortuna nuestra, este lugar tan histórico, misterioso pero sobretodo tan protegido y resguardado es posible visitar gracias a varias agencias de turismo autorizadas por las Naciones Unidas, organización que regula y la que ha firmado el acuerdo de armisticio de cese de hostilidades en julio de 1953.

 

Cosmojin minibus
El minibus de Cosmojin puntual frente al hotel.

 

Para poder visitar este lugar, fuimos a una agencia de turismo llamada Cosmojin en el tercer piso del enorme y lujoso hotel Lotte de Seúl. Entre las diferentes opciones encontramos visitar la Zona Demilitarizada, el Área de Seguridad Conjunta o también uno de los túneles subterráneos construido por los norcoreanos con la intención de invadir Corea del Sur.

 

Quiero destacar que debido a la seguridad que se mantiene dentro de este sitio, será necesario reservar los lugares al menos con cinco días de anticipación con la copia de nuestros pasaportes que serán enviados para su evaluación y poder obtener los permisos de entrada. Algunos países como Bolivia y Venezuela requieren presentar una copia a color del pasaporte donde se encuentra la foto, otros como Cuba tienen la entrada completamente prohibida y no existe ningún tipo de acuerdo posible.

 

A las 9 de la mañana del día programado, puntualmente un minibus de la agencia nos pasó a buscar de donde estábamos alojados para llevarnos hasta el hotel Lotte y unirnos al grupo que iría con nosotros. Una hora más tarde salimos en un bus más grande con destino al primer punto de nuestro itinerario.

 

Parque Imjingak

 

Imjingak Park es un lugar construido para recordar a aquellos familiares que quedaron del otro lado y donde orar por la reunificación de las Coreas. Tuvimos la oportunidad de pasar por el Freedom Bridge, un puente de madera de 83 metros de longitud utilizado por unos 13,000 prisioneros de guerra para cruzar desde el norte hacia el sur. Un pequeño y colorido parque de diversiones forma parte del paisaje protegido de un lado por alambres de púa.

 

Imjingak Park
Imjingak Park, al otro lado del puente, alambres de púa.

 

Minutos después nos encontramos en el Odusan Unification Observatory, una edificación construida sobre el monte Odu que aloja la réplica de la típica sala de una casa norcoreana y un salón de clases donde una exiliada de este país contestaba todas las preguntas que le hacíamos. Nos dirigimos luego a una gran terraza donde desde unos binoculares fuimos capaces de ver las llamadas “ciudades propaganda”, un complejo de construcciones levantado por el gobierno norcoreano para hacernos creer que la vida del otro lado es fructífera y llena de posibilidades.

 

Puente de la unificación

 

El siguiente destino fue el Unification Bridge, un puente construido simbólicamente en 1998 por el fundador de la empresa Hyundai y por donde hizo cruzar 1.001 vacas hacia Corea del Norte como ofrenda. Cuenta la leyenda que la último animal de los 1.001 que cruzaron, fue una devolución de la vaca que el fundador había robado en su juventud para poder conseguir el dinero con la que luego fundaría la gigante Hyundai.

 

Clase norcoreana
Réplica exacta de un salón de clases en Corea del Norte.

 

Después de cruzar el puente, desde una casilla de guardia, un joven soldado coreano subió al bus para realizar el primer control de pasaportes; desde aquí tomar fotografías de la zona quedaba estrictamente prohibido a menos que la guía nos indique lo contrario.

 

Llegamos al Camp Bonifas escoltados por un soldado norteamericano que nos condujo dentro de un edificio donde fuimos ubicados en un auditorio, aquí este soldado nos presentó un informe en PowerPoint con datos sobre la guerra, el lugar donde estábamos y como anécdota la llamada “guerra de las astas” que consistió en una batalla silenciosa entre ambas fronteras sobre quién construía el asta más alta. Los norcoreanos terminaron construyendo un asta de 160 metros de altura y una bandera de 270 kilogramos.

 

Declaración de visitante
Declaración de visitantes, algunas cláusulas asustan un poco.

 

Antes de dirigirnos al edificio Freedom House, nos hicieron firmar un documento entre cuyas cláusulas se leía lo siguiente, “La visita al Área de Seguridad Conjunta en Panmunjon supondrá la entrada a una zona hostil y la posibilidad de lesiones o muerte como consecuencia directa de la acción del enemigo”. Luego nos dirigimos a una de las salidas de este edificio para formar una fila bajo las estrictas indicaciones del militar. Frente a nosotros se erigían las famosas casas azules de las Naciones Unidas y detrás el edificio Panmon Hall donde un único soldado de Corea del Norte se mantenía firme al alcance de nuestra vista.

 

Sala de conferencias
Sala de reuniones y en el fondo un soldado de Corea del Sur (ROK).

 

Terminada las indicaciones del soldado, nos dirigimos hacia la puerta de una de las casas de las Naciones Unidas donde tuvimos la oportunidad de sacarnos fotos con los firmes soldados de Corea del Sur y la gran mesa de madera preparada para las reuniones donde ambos países discuten los acuerdos. La tensión que se vivía en el lugar era única, ese aire misterioso y silencioso nos ponía los pelos de punta.

 

Puente sin retorno

 

Para finalizar el tour, pasamos con el bus frente al monumento en memoria al “incidente con el hacha” y luego al famoso Puente sin retorno desde donde se veía la gran bandera de Corea del Norte en su asta gigante.

 

Puente sin retorno
Puente sin retorno donde hubo el intercambio de prisioneros de guerra.

 

Vivir esta experiencia es más que increíble, estar en el “lugar más tenso del planeta” pero sobre todo tan histórico y vigente es sin lugar a dudas algo imposible de dejar pasar en tu próxima visita a la capital coreana.

 

 


 

Comentarios

comentarios

Osvaldo Fernández

Osvaldo Fernández

Entusiasta de la tecnología y la ciencia, apasionado de los viajes, las culturas, siempre en búsqueda de nuevas experiencias. Me podrás ver andando en bici o corriendo por alguna calle.

2 thoughts to “Área de Seguridad Conjunta, el sitio más tenso del planeta”

Deja un comentario