Skip to main content
Una noche en el Marina Bay Sands

Una noche en el Marina Bay Sands

 

Considerado el segundo complejo hotelero más costoso del mundo, el Marina Bay Sands y su inconfundible contorno de tres torres unidas por la piscina infinita más alta y extensa conocida, ha pasado a formar parte esencial del skyline de Singapur. El equipo de Nomádicos pasó una noche en una de las habitaciones para contarte la experiencia.

 

Con un resort de 2,561 habitaciones y un complejo que incluye un centro comercial, centro de convenciones, un museo, dos grandes teatros, siete restaurantes de chefs célebres, pista de patinaje sobre hielo, un casino y los más resaltante de su estructura; una piscina infinita de 150 metros de longitud elevada a una altura de 67 metros convierten a este gran hotel en una pequeña ciudad con todo lo necesario para una grata estadía.

 

Antes siquiera de pasar por las puertas que llevan a la recepción del hotel, unos amables botones nos dan la bienvenida y se encargan que todo nuestro equipaje ingrese a un sistema automatizado que transporta nuestras pertenencias directamente a la habitación de nuestro hotel inclusive si lo hacemos un tiempo antes de la hora del check-in.

 

Marina Bay Sands
Muy buena la atención de los botones.

 

Dentro del imponente edificio, una enorme recepción abarrotada de gente que hacía fila para registrarse se veía a ambos costados, para sorpresa nuestra, una señorita se acercó a nosotros y nos pidió que le sigamos hasta una conserjería VIP de donde colgaban del techo miles de cristales (suponemos que nos beneficiamos de esta atención especial por la cantidad de personas que se encontraban en ese momento). Por reglamento del hotel, nos enteramos que al costo de la habitación debíamos agregarle unos SGD200 por noche en concepto de garantía que nos sería devuelto una vez finalizada nuestra estadía.

 

La habitación

 

De nuevo la suerte estuvo con nosotros, originalmente habíamos reservado a través del sitio Booking.com una habitación Deluxe (una de las categorías más económicas) pero 48 horas antes de la fecha de nuestra estadía, recibí un email con el ofrecimiento de una actualización a la categoría Premier con vista a la ciudad totalmente gratis si contestaba lo antes posible, gracias a que mi celular contaba con conexión a internet logramos activar la oferta.

 

Marina Bay Sands
Vista de la ciudad desde la habitación.

 

Una vez dentro de la habitación la vista de la ciudad desde el enorme ventanal era increíble, luego de haber estado la noche anterior en un pequeño hotel de tres estrellas, los 47 metros cuadrados que ofrecía ese cuarto parecía gigante. El baño contaba con dos lavatorios individuales, una gran bañera además de una ducha independiente y todo los productos que uno podría llegar a necesitar para la higiene personal.

 

Una TV LCD de 42″, internet de alta velocidad, una pequeña sala de estar con una mesa y un diván, un escritorio con todo lo necesario para montar una oficina formaban parte de las comodidades.

El Skypark y la piscina infinita

 

Pero no todo termina aquí, la mayor atracción del  hotel y uno de los motivos por el cual quisimos conocerlo es el Skypark, un espacio para el relax decorado con palmeras y la piscina infinita más extensa y a mayor altura del mundo. Mirando desde el ángulo adecuado tenemos la ilusión óptica de estar nadando sobre el horizonte acompañados del contorno de la ciudad de Singapur, una experiencia realmente de otro mundo. El Skypark cuenta con un bar de tragos y picadas, una piscina termal y servicio de toallas extras en caso de necesitarlas. La entrada al Skypark es exclusiva para los huéspedes del hotel y será necesario que cada persona lleve su propia tarjeta llave para poder acceder al recinto.

 

Infinity pool
Piscina infinita.

 

Show nocturno

 

Todas las noches a las 20:00 un show de luces y sonidos con proyecciones holográficas sobre unas pantallas de agua muestran la historia y la cultura de Singapur con sus raíces y componentes de cada una de las costumbres aportadas por los inmigrantes. Este evento se lleva a cabo en la explanada del hotel y es algo que no deberías perdértelo si te encuentras allí a esa hora.

 

El Marina Bay Sands es sin lugar a dudas uno de los hoteles más increíbles del mundo y una visita obligada en tu próxima viaje a Singapur y claro, una o más noches de hospedaje aquí harán más completa la experiencia.

 

 

 

 


 

Comparte esta información en: Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on RedditEmail to someone

Comentarios

comentarios

Osvaldo Fernández

Osvaldo Fernández

Entusiasta de la tecnología y la ciencia, apasionado de los viajes, las culturas, siempre en búsqueda de nuevas experiencias. Me podrás ver andando en bici o corriendo por alguna calle.

Una respuesta a “Una noche en el Marina Bay Sands”

Deja un comentario